jueves, 28 de mayo de 2015

La Importancia de Comer para Jugar al Fútbol


por El Analista

Qué los deportistas tienen que tener una alimentación adecua, eso no lo me lo puede discutir nadie... Pero que coman pan con mortadela, eso es una barbaridad que nadie puede coincidir con los que le dan esa ingesta a los jugadores...

Según contaron por ahí, el arquero internacional Carlos Fernando Navarro Montoya quiso hablar con el Presidente del Tacuarembó F.C. por la grave situación que muchos de sus compañeros padecían. Este no le prestó atención y según el argentino le faltó el respeto, lo que llevó a que Navarro Montoya lo tomó a golpes de puño.

No quiero entrar en detalles de lo que pasó, no me corresponde; lo que si puedo hablar es que un deportista no puede jugar al fútbol con una ingesta de hidratos de carbono puros y grasas, quizás, de dudosa calidad.

Cuando los atletas se preparan cuatro años duramente par un Juego Olímpico; cuando en Europa los futbolistas van al podólogo, al dentista, al sastre, etc., acá parecería que estamos lejos de esa realidad y nos damos el lujo de no comer.


En la transmisión de Radio La Embajada, la 107.9 FM, mis compañeros dieron la noticia de este hecho lamentable. Personalmente los escuché, los miré, y les dije a sus veinte y pico de años de inexperiencia: díganme una cosa, ¿si nosotros no tuviéramos esta consola de audio, podríamos salir al aire? Noooo, me contestaron. Y bueno, la consola es una herramienta vital de trabajo, como lo es el cuerpo de los futbolistas.

Entonces, si no comés, no tenés la energía que por ejemplo nosotros tenemos con la energía eléctrica.

Entonces, y les pregunto a Uds. amigos lectores: ¿un equipo de fútbol profesional pueden jugar al fútbol si no están alimentados correctamente?. Un refuerzo de mortadela es un lindo menú para un lindo almuerzo veraniego cuando uno no tiene ganas de cocinar. Me acuerdo que mi recordado y nunca olvidado abuelo «el Tata», nos compraba mortadela y manteca casera para merendar en las tardecitas de Parque del Plata. Aunque a estos refuerzos de mi niñez, calculo que la ingesta de grasa era menor que la que tienen estos pobres muchachos que sueñan con todo su corazón, ser futbolistas profesionales.

Claro que es muy bueno que haya venido un deportista del la talla de Navarro Montoya, pero si el mismo tiene que pagarle a un electricista para que arregle la luz de la casa de sus compañeros; si tiene que pagar un pintor, si tiene que reclamar por comida, es mejor que su «monomental» figura regrese de donde vino, porque acá nadie es Quijote para pelearse con molinos de viento ni nadie puede ni podrá cambiar una ideosincracia tan pero tan mediocre, que ni siquiera creo que valga la pena hacer el intento.

Si sos profesional, tenés que ser profesional, si no, dedicate a jugar al fútbol en un potrero, hacé chorizos caceros para que coman los vecinos, y no te molestes en gastar en pasajes, equipos, cuerpo técnico, infraestructura y la mar en coche. Si sos amateur, sos amateur y no es una deshonra. Pero no te quieras largar el gas más grande que el agujero porque si no se te rompe el agujero (fui delicado en dar esta metáfora, ¿verdad?

Es muy linda la aventura de que una equipo juegue profesionalmente en Primera División, que venga a la tan lejana capital y al tan grande e in conocible Montevideo. Pero te tenés que saber manejar en la vida y en la ciudad.

Esto lo menciono porque muchos me dijeron: soy de afuera y no me manejo muy bien en la capital. Y menos mal que no fueron a Buenos Aires, o a New York o a Madrid, sino, ahí les da un lindo ataque de pánico.

Si no te sabés manejar en una ciudad que en el contesto mundial es una aldea; quedate en tu pueblito.Porque Montevideo, porque el fútbol uruguayo es la misma aldea que viven ellos en el concierto mundial.

Por eso, bienvenidos los refuerzos de mortadela en los hogares humildes y con mucha carencia de recursos. Bienvenidos en los estómagos de los que no tienen que comer. Bienvenidos en mi recuerdo de aquellas tardecitas de Parque del Plata cuando nos comíamos unos ricos refuerzos con la mortadela del Parque de Vacaciones de UTE. Pero mal venidos y repudiados en los estómagos de todos los futbolistas que son atletas y que pretenden hacer del fútbol su forma de vida...

Diego Forlán - Fue el Mejor Jugador del Mundo en su Momento


por El Analista

Diego Forlán supera a Eto"o en el tramo final como máximo goleador. El uruguayo, delantero del Atlético de Madrid, aceleró hacia su segunda Bota de Oro con 11 goles en los últimos siete partidos, los tres más recientes el sábado contra el Athletic y que le impulsaron a la cabeza de la tabla de máximos goleadores de la Liga con 31 tantos en 32 duelos.

Ya está por delante del camerunés Samuel Eto"o, que firmó 29 dianas con el Barcelona y que lideró prácticamente durante toda la Liga la carrera hacia el mejor artillero del torneo, pero al que los tres tantos del ariete uruguayo en San Mamés relegaron a la segunda posición de esa clasificación a falta de una sola jornada. El uruguayo ya le arrebató el trofeo de máximo goleador hace cinco años. EFE 


AFP niega vinculación con designación de Forlán como mejor jugador del mundo
PARIS (AFP) - Un despacho que circula por Internet señala erróneamente que la AFP fundó FTBL, una página de Internet de información futbolística que recientemente colocó al uruguayo Diego Forlán al frente de su clasificación de mejores jugadores del mundo. FTBL es un cliente de la información de la AFP pero no tenemos ninguna otra vinculación comercial con esta empresa.

Los 10 mejores futbolistas del Mundo para FTBL


Clasificación de los 10 primeros puestos:

1 - Diego Forlán 246,42 puntos
2 - Cristiano Ronaldo 227,16 puntos
3 - Edin Džeko 222,84 puntos
4 - Dirk Kuyt 207,70 puntos
5 - Mario Gomez 203,85 puntos
6 - Samuel Eto’o 196,85 puntos
7 - Lionel Messi 193,39 puntos
8 - Fernando Torres 187,37 puntos
9 - Steven Gerrard 174,05 puntos
10 - Yoann Gourcuff 161,10 puntos

Por qué Defensor Sporting no Tiene la Presión de Ganar?


por El Analista

¡¡¡Así que Boca Jr. tenía la obligación histórica de ganar y Defensor Sporting, no!!! Qué lindo comentario que hacen todos los que no se dan cuenta de la realidad que vive el equipo de Punta de las Carretas. Así que Defensor, que es un club que tiene dos sedes, un complejo deportivo, un estadio, actividad social que hace que se sustente económicamente sus actividades, etc.. Es un equipo que está al día con los sueldos, que tiene jugadores de primer nivel, que compite en dos torneos simultáneos, que tiene un técnico que hace cuatro años que dirige a la institución con mucho éxito, que tiene todo. ¿si qué Defensor no tiene la obligación de ganar, entonces quién la tiene? 

¿Entonces de que están tratando a sus socios, hinchas y directivos? Vamos a empezar por lo primero: es muy feo que le digamos a Defensor “cuadro chico”. Ni siquiera me atrevería a llamarle “equipo en desarrollo”. Defensor es un cuadro grande en Uruguay. Nacional y Peñarol, los más grandes y los equipos tradicionales. 

Defensor a esta altura del partido tiene siempre la obligación de ganar, porque la grandeza de su institución así se lo pide. Qué le gane a Boca y se le llame “Maracanazo” me parece una apreciación un poquito exagerada. Si bien fue el único equipo que le ganó a Boca por Copa Libertadores en Bs. As., si le ganó en la propia Bombonera, convengamos que no puede esto tomarnos por sorpresa. Porque Defensor le ganó a Nacional y a Peñarol, a Danubio, a Cerro, a Racing, a River, que son los equipos que están definiendo el torneo Clausura y también a los grandes, con lo que ello significa. ¿Entonces nos vamos a sorprender que le ganara a Boca? No olvidemos que años anteriores participó internacionalmente y obtuvo muy buenos resultados. Pero claro, en un país de agnósticos, si no salís campeón y demostrás con títulos el momento o la situación del club, sos un fracasado.

Jugando con 6 suplente o muchachos que alternan en el primer equipo, dio cátedra de fútbol ante un bienaventurado Rampla Jr. Podemos decir que el tren fantasma funcionó ahí a media máquina y que nadie se asustó de los goles y del buen trato de pelota.

¿Acaso el fútbol uruguayo no está unos escalones por encima de lo que ha estado en los últimos año? Quizás nuestro pesimismo sea tan gran al punto de que si no salimos campeones nos somos nada y si jugamos mal y ganamos somos unos fenómenos. ´


¿Pero Uds. saben lo que es ser agnóstico? La Real Academia Española lo define así: Actitud filosófica que declara inaccesible al entendimiento humano todo conocimiento de lo divino y de lo que trasciende la experiencia. Acá no hablamos de seres divinos a los uruguayos que nos creemos que somos la única gaseosa en el desierto, llamamos divino a toda creencia que deja en claro que uno tenga o no fe en algo. 

Brindemos por Defensor, por los triunfos que vienen y por los que vendrán. Brindemos por Nacional, una institución que intenta ver más lejos que la línea del horizonte. Y brindemos por los que dicen que acá no se puede, porque acá siempre se pudo…

Roberto Fleitas - Si me Ofrecen Dirigir a Peñarol agarro, y si me Ofrecen Dirigir a Nacional Agarro También


por Marchelo Mariño

El técnico Campeón del Mundo no tendría problemas de dirigir a los dos grandes. 
Estaba viendo fútbol argentino por la TV. Lo molestamos y habló de casi todo. He aquí una entrevista de Mucho Fútbol por Radio La Embajada, con el último técnico que trajo al Uruguay un título del mundo…

Sr. Roberto Fleitas, ¿puede pronosticarnos un resultado a cerca del Clásico?.

Ante un partido de esta naturaleza, yo soy conciente que Nacional tendría que ganar porque los rendimientos de uno y otro que se le han dado son abismales. Nacional ha mejorado su rendimiento colectivo y Peñarol no sabe a lo que juega. Es muy difícil predecir lo que pueden hacer los jugadores de Peñarol, aunque en los antecedentes clásicos se ha marcado una gran entrega y un algo que parecería que los jugadores de Peñarol lo tenían de antemano. Era la gran lucha que tenían en defender sus colores y muchas veces emparejaba partidos que en un principio parecerían superados, en este caso por el equipo de Nacional. Pronosticar es muy difícil como el factor de los jueces, hay un montón de factores que conspiran para que esto sea aparejado en el resultado.

Se lo preguntamos a Ud. que dirigió a Nacional a los dos grandes y sobre todo a Nacional que lo hizo en tres oportunidades: ¿Por qué los Clásicos son Clásicos?
Porque hay factores muy importantes como el estado anímico. Hay jugadores que están hechos para jugar los clásicos porque ellos se transforman y otros sienten el peso de la responsabilidad, el peso de la camiseta, entonces esto trae como consecuencia algún rendimiento no adecuado a un partido de esa naturaleza.

¿Ud. en Tokio, cuando Ostolaza hace el gol en la hora, sintió que ese partido se podía ganar? 
Mire, miramos en total los partidos, no una jugada. Nacional en ese primer tiempo Nacional fue un equipo brillante, con posibilidades ciertas de hacer un gol más del que hicimos, y en el segundo tiempo fuimos superados. De cualquier manera no hubo una supremacía del equipo extranjero. Lo que tuvo Nacional fue el infortunio de que nos cobraran en contra una pena capital y nos olvidamos de la estructura que planteamos en el comienzo del partido. Teníamos la estructura de que el juego colectivo prevaleciera sobre el individual. Y viendo que se escapaba el resultado, los jugadores tomaron para si la responsabilidad de ofrecer más o de alguna cosa individual. Era un partido que si en el primer tiempo Nacional hubiera hecho otro gol en una jugada dudosa que a mí me pareció que le cometieron un penal a Carlos De Lima no cobrado. La diferencia era escasa y eso dio margen a que el equipo holandés, que era muy buen equipo, más bien una selección del extranjero, tomara precauciones. En el segundo tiempo el técnico holandés ajustó su estrategia, le dio un mejor volumen en función atacante, y eso trajo aparejado que nosotros nos viéramos superados. Lo que pasó después fue una anécdota, porque eso de tirar penales es una suerte. Había dos o tres jugadores de Nacional que los veía fuertes en el momento de la ejecución y fallaron. Y nos encontramos con el gran trabajo de Seré en el arco, que nos dio respuesta a lo que nosotros siempre aspiramos, que los equipos se forman de atrás hacia delante. 

¿Qué tenían eso cuadros de otrora que no tienen los cuadros de ahora? ¿Eran más hombres? ¿Eran más guapos? ¿Jugaban a otra cosa? Porque antes ganaban campeonatos y ahora no…
Tenían más personalidad, no solo los jugadores, si no los técnicos. Los técnicos ahora hablan más de lo que se ve el trabajo en las canchas. Yo hace como dos o tres años que a Peñarol no le veo un juego colectivo. No veo a un equipo jugar 20 minutos bien. Siempre veo un entrevero, y no es porque no tenga figuras. Pero parecería que la continuidad de jugadores, loa formación básica del equipo mantenida a través del tiempo, más allá que en determinados momentos alguno no tenga el rendimiento ideal, que el cambiar continuamente, los equipos no se sientan en una organización total que permitiera que el trabajo colectivo en función de los buenos jugadores - porque con un buen trabajo colectivo se defiende a los buenos jugadores -. Nacional ha mejorado por el funcionamiento en equipo de sus jugadores. A veces cuando cambia siente las mismas consecuencias que Peñarol. Nosotros antes manteníamos un equipo, porque aquel equipo de Nacional no eran más de 18 o 20 jugadores, y sabíamos la realidad de ese plantel y de darle continuidad. La continuidad da la automatización. Los jugadores se automatizan en el trabajo. 

Siempre en la vida existen y existieron jugadores uruguayos que entregan la vida. No podemos hablar que ahora los jugadores de antes eran más guapos que los de ahora. Eran y son ahora con la misma sangre, con la misma rebeldía, con la misma entrega. No se olviden que este país es de mucha pobreza económica a nivel del fútbol. 

¿Pero por qué antes se ganaba y ahora no se gana?
Porque antes del 88 no se sufría la venta de jugadores. Ahora hay muchos jugadores verdes en su experiencia, en su personalidad, se van al extranjero. Entonces los equipos, - y ya está pasando en Argentina y Brasil -, se van desprendiendo de sus figuras básicas y les cuesta hacer las formaciones del equipo ideal. Cada tanto acá en Uruguay acertamos una formación para jugar la Copa Libertadores. Fíjese que Nacional hace 21 años que salió campeón y después no jugó ninguna final más. Acá hay algunos jugadores que trabajan bien, a costa de la fabricación de jugadores, si no estaríamos más pobres de lo que estamos.

¿El nivel de los Directores Técnicos acá en Uruguay - salvo honrosas excepciones -, es bueno o es bastante mediocre para lo que se ve en las canchas?
Mire, yo le digo que no hay técnicos. Hay unos muchachos jóvenes como Da Silva, como Lasarte, que hacen punta de acuerdo a inteligencia y capacidad. Y de los veteranos, va quedando Pelusso y no sé quien más. Si no vaya analizando Ud. equipo por equipo. Ahora aparece Favaro en Liverpool, aparece Verzeri en Racing, son muchachos que apuntan a mejorar el nivel de técnicos que había actualmente. Fíjese cuantos técnicos han cambiado de equipos y los equipos no mejoran. Le ha pasado a Bella Vista que está peleando dos años el descenso. La labor de los técnicos no ha sido acertada. Ahora ha venido Capitano en Wanderers, que nosotros los técnicos que veníamos desde abajo teníamos que esperar. Teníamos a Bentancur, al Hugo Bagnulo…

¿La presión que tiene Peñarol en el Clásico se acrecienta porque lleva tres partidos sin ganar?
Analicen Uds. cuánto tiempo hace que Peñarol viene ganando sin jugar bien y en periodismo se aprovechaba de esa situación para encontrar algún rubro importante. Pero Peñarol hace mucho tiempo que no tiene un buen partido. Yo no sé cuánto tiempo hace que no veo jugar bien a Peñarol. La presión de Peñarol emana de la misma insuficiencia que tienen algunos jugadores; con figuras tan precarias en condiciones técnicas; entonces juega a un fútbol acorde a las figuras que tiene. Fíjese que el año pasado trajo de la B, cuatro jugadores del que había descendido para reforzar el plantel. Eso es imposible y no es culpa de los jugadores, es culpa de los dirigentes que no pueden invertir más. Peñarol y Nacional eran antes la base de todas las selecciones del fútbol uruguayo y ahora, cuando le citan uno a Peñarol es mucho. 

¿Por qué Peñarol no gana con la cantidad de técnicos que ha traído? ¿Es un problema de técnicos, de jugadores o de dirigentes?

El problema es que Peñarol necesita asesoramiento a nivel directriz. Los dirigentes tienen que saber el proyecto que quieren para el equipo y darle la importancia que tiene que tener Pereyra ahora como Gerente Deportivo. Para que sean ellos los que recomienden los técnicos que vengan a trabajar a Peñarol. No se puede creer que exista un “manosanta” que pueda creer que hablando se consiguen cosas. Si lo dirigentes se meten y dan opinión del técnico como dio Damiani, y traen después los jugadores de acuerdo al gusto de ellos, muy difícil que las instituciones encuentren los resultados que buscan. 

¿Si a Roberto Fleitas le ofrecen hoy dirigir el primer equipo de Peñarol Ud. qué diría? 
Yo agarraría. Solamente con el Gerente Deportivo dirigiría. Los dirigentes que se dediquen a la parte administrativa de conducir a la institución.

¿Y si le ofrecen Nacional?
Bueno, Nacional está en buenas manos. A Nacional lo tenemos nosotros como patrimonio de nuestra existencia. Nos conoció el mundo del fútbol por lo que significó Nacional en nuestra carrera. Llegar nuevamente a Nacional sería el hecho más beneplácito de mi vida.

sábado, 23 de mayo de 2015

¿Los que Matan o Hacen Disturbios son Hombres?



por El Analista

Ya lo decía en un fragmento de la película «Al Maestro con Cariño» el fantástico moreno que protagonizaba y encarnaba a un profesor, Sydney Poitier «ay, estos niños… y eso es lo que son, son niños, y hay que tratarlos como niños». En mi caso, con las atribuciones que me da el título de Doctor diría: yhhh, son imbéciles, hay que tratarlos como imbéciles.
Se creen que ser «guapos» es matar a un ser humano. Se creen que ser guapos es dejar en el Facebook amenazas de muerte. Se creen que ser guapos es drogarse con lo que venga y robar y pegar en patota. Ser guapos mis amigos, es tomar a la vida por las guampas y pelearla todos los días. Ser guapo es aquel que tiene hijos y se rompe el lomo para darle todo le mejor para que tengan una vida digna como Dios manda.

Y qué va a hacer el Ministerio del Interior si la Policía, los Jueces de Paz, el Sistema de Seguridad, los Militares, la maldita ideosincracia de este país nos lleva a que sea todo un: «viva la pepa».
Un día mataron a dos hinchas de Aguada; como ayer mataron a un hincha de Cerro; hace un tiempo a un hincha de Nacional y así van a seguir matando y matando, porque no es que este sea un problema social, es un problema en el sistema. Si es los escenarios hubiera más guardia policial, si los militares salieran a la calle a dar palo a los que hacen daño como lo hicieron en la época de la dictadura, ahí tendríamos una sociedad más segura.
Algunos rezan que con esta gente no hay que ser buenos, que los Derechos Humanos se tendrían que ir al carajo con estos delincuentes. También tendría que hacerse lo mismo con los violadores que hoy andan sueltos siendo demagogos y pregonando cosas e ideas que ellos no comulgan. No podemos desde los medios de comunicación incitar a la violencia, porque para erradicar la violencia está la policía y el ejército.
Me cuentan mis padres, que cuando el país tenía mano firme (y con esto no estoy diciendo que quiero que vuelvan los milicos) los chorros salían a la calle con miedo, porque los «muchachos» sabían como hacer para que no hagan cosas que no se deben. Y bueno, pídanle ayuda al Ejército Nacional, que algo tienen que hacer en el país, algún servicio tienen que brindar, ya que en guerra y gastos de defensa estamos muy por debajo de lo que está el "Ejército de Niños".
Tampoco la frase de: qué esto no pase más por el bien de la sociedad, por el bien del deporte y la p.. que la p…. Habría que «DEMOSTRAR» con hechos y no con palabras que la violencia puede combatirse. Si no, hablen con sus amigos en New York a ver como hicieron ellos para combatir la violencia, qué técnicas usaron y que métodos implementaron, y claro, y que resultados obtuvieron.
Basta de demagogia desde todos los puntos de vista. Que aparezca el que mató a Da Cunha, por ejemplo. Que las hinchadas de los equipos dejen ir tranquila a la gente al deporte y que sobre todo, vivamos en un país en paz. Qué alguien haga algo, porque ya estoy muy podrido de que la pelota siempre vaya a la casa de Doña María, y esa vieja hija de la madre termine siempre pinchándola. Qué así sea...




                                                                                                   

miércoles, 20 de mayo de 2015

Yo Tengo Fe, que Todo Cambiará



por El Analista

“Yo tengo fe, que todo cambiará, que triunfará por siempre el amor, yo tengo fe, que siempre brillará, la luz de la esperanza, no se apagará jamás”. Y es verdad lo que dice Palito Ortega en su canción. Siempre va a brillar la luz de la esperanza, donde existan hombres con un corazón enorme, que están dispuestos a morir si es posible, para alcanzar sus sueños.

A nuestro querido Uruguay le pasa lo mismo. Muchas veces creemos que estamos muertos, y al otro día, nos damos cuenta de que estamos todos iguales, vivos, peleando con la misma esperanza. Decía un proverbio de los indios Zius, una cosa que es de las más grandes verdades que escuché en mi vida. Estaba uno para al borde de un precipicio, y miraba para abajo y veía el abismo. Le parecía que estaba lejano, inalcansable, eterno. Otro se acerca y le dice: “saltá, vas a ver que el abismo no es tan grande”. “Pero si salto me muero”. “Si, pero te vas a dar cuenta que le distancia no es tan grande”.

Y a nosotros nos pasa lo mismo. Creemos que estamos lejos de alcanzar los sueños, de conseguir los objetivos y no nos acordamos de saltar. No tenemos las fuerza espiritual para saltar. Y ahí es donde perdemos. Al no saltar. Al no darnos cuenta que el abismo no es tan grande. 

“Yo tengo fe, los hombres cantarán, una canción de amor universal, yo tengo fe, será una realidad, el mundo de justicia que ya empieza a despertar”. Y en nosotros hay muchas cosas dormidas. Por ejemplo, nuestra autoestima, nuestro amor propio, nuestra fe. Pero somos demasiado pesimistas para admitir que empieza a nacer en nosotros, un mundo de ilusión y de fe.

“Yo tengo fe, yo creo en el amor, yo tengo fe, será todo mejor, se callará el odio y el dolor, la gente nuevamente hablará de su ilusión”. Ojalá que mañana le pueda contar al mundo, que mi pueblo, -ese que tanto amo y estoy orgulloso de algunas cosas-, va a empezar a hablar de su ilusión. 

Por eso yo tengo fe de que todo cambiará. De que el abismo no es tan grande. De que sabremos cumplir los sueños y las esperanzas que siempre tuvimos los orientales y que nos hacen que hoy seamos un pueblo libre. “Hay una paloma blanca, su nombre libertad, mientras que haya orientales, nunca te van a bajar”. Y no se equivocó esta paloma, vuela sobre nuestro cielo, porque nosotros nunca la vamos a bajar. Esa el la paloma de la libertad, de la esperanza, de la fe, de la ilusión, de la vida. 

Eso nos pasa con el Fútbol. No tienen fe en nadie has que alguien tiene la valentía de mostrar el camino e inventar soluciones. 



El Único Uruguayo que Quiere Ser Famoso


Medio:
Diario “El País” de Montevideo - Uruguay
Sección: El País de los Domingos, página 4
Fecha: domingo 21 de enero de 1996
Autor: Antonio Álvarez
Fotos: Mauricio Skrycky 
  
   
EL ÚNICO URUGUAYO QUE QUIERE SER FAMOSO


Desde hace seis años forma parte del folklore del Estadio. Siempre está sentado en la tribuna munido apenas de un grabador y un micrófono, llevándose el grito de gol a las entrañas, con la idea nada secreta de ser famoso algún día. Ninguna radio por el momento se anima a contratarlo. Es Marcello Mariño, "Un Relator con Cariño" según el slogan. Por el momento está solitario con sus ganas de ser, en medio de la multitud bullanguera. Por el momento los aplausos nos son para él. Algún día, quien sabe...

Lleva consigo un sueño tan pero tan grande, que no pudo esperar a realizarlo con la intervención del destino. Para poder ser feliz un buen día a decidió tomar al futuro de las solapas para no conformarse como el resto de los mortales con el cuento del karma. Por eso emprendió una aventura loca contra la realidad que se ha transformado en la verdadera causa de su vida. Todos los domingos Marcello Mariño "Un Relator con Cariño" se juega el campeonato, aunque según él, hay quienes quieren verlo en el repechaje.

La hincha ruge platea abajo en su delirio multicolor. Pero Marcello Mariño "Un Relator con Cariño", está abstraído de los fanatismos futboleros con la asepsia de un profesional. Tiene la tranquilidad de quien cree saber su oficio. Pone morosamente sus micrófonos, se coloca auriculares, y se da un gustoso respiro para mirar el panorama, la Torre de los Homenajes, el Coloso de Cemento y toda la vaina. Luego comienza una vez más el rito de cada fin de semana: la transmisión desde el palco de la prensa de la Tribuna América, hacia todo el Universo Cósmico del Deporte.

La fauna del Estadio Centenario ya lo conoce y algunos creen que es simplemente un pirado en busca de un contrato de trabajo. Los jugadores de fútbol le conceden entrevistas, aún cuando saben que sus palabras no van a ser bendecidas por ANDEBU. La gente se arrima a su tinglado por el sólo hecho de escuchar sus comentarios futboleros.  Marcello ya es figura sin jugar y lo sabe. Sin embargo su nombre no está en los planes de las radios, pese a que nadie ignora su presencia. Pero por el momento a Marcello no le importa el detalle y dice a quienes lo enfrentan que transmite fuera de los límites del dial porque su público está en el aire, más allá de los contornos de la ionósfera. A Marcello lo excita la sola idea de que en unos años luz sea escuchado por extraterrestres. Pero ningún colega está en su target. Las radios en general no suelen atender esos mercados, entre otras cosas porque en la lógica del marketing, los marcianos no ponen avisos.

El apartamento que habita en la calle Abadie Santos casi la Rambla está en un segundo piso. Y allí, entre sillones blancos y marinas pastel, mirando el río ancho como mar, Marcello Mariño va tejiendo sus sueños de fetiche multimedia, soñando con ser tapas de revistas de corazón, soñando con periodistas de tevé que le preguntan como son veinticuatro horas de su maravillosa vida de ídolo popular. Mirando el paisaje cualquiera pensaría que es un sólido comienzo para quien ha anhelado tanto la fama, pero a Marcello todo lo que tiene es nada si antes no encuentra el reconocimiento de la gente.

Marcello Mariño es un chico bajo y regordete que saluda amablemente en el pallier, un chico de corbata y camisa remangada en franca campaña proselitista. Porque un futuro ídolo popular no puede descuidar ningún detalle. Lo primero que sorprende es la desenvoltura de un entreponeur a la uruguaya con apenas 23 años. Todo en él respira a dinamismo, a luchador de tiempo completo. Absolutamente todo: la señal de leve reverencia, un "cómo le va, ¡adelante!, "¿qué quiere tomar?", "¡hice un salchichón de chocolate que está  bárbaro!, ¿quiere probarlo?

Después, se comprende por qué alrededor de su vida el propio Marcello ha montado un aparato autopublicitario que sería la envidia de muchos sedientos de notoriedad. Ya en el contestador telefónico la voz del inquieto relator de las galaxias no deja de sorprender a los que dejan mensajes. Con la música de su adorado Sabina de telón de fondo dice aludiendo al supuesto colectivo de fanáticos potenciales: "no olviden que los quiero mucho" y agrega con aire canchero: "Ésta... es una mentira que vale la pena".

En un país como el Uruguay donde los sueños se callan por temor a la inmodestia, Marcello Mariño publicita sus metas y hasta se da el extravagante lujo de anunciar sus primeras medidas para cuando sea el rey del micrófono. "Ya hice carteles para el día que triunfe y esté en una radio como Dios manda", augura. "Los que creen que estoy muerto se van a llevar flor de susto". Para sus potenciales clientes tiene un potencial de información sobre su vida y sus costumbres. Para admiradores y coleccionistas hay fotos de la época infantíl, autógrafos y un diskette que dice en mayúscula: MARCELLO MARIÑO: SU VIDA. Pero para quienes pretenden profundizar sobre su personalidad artística, Mariño cuenta con afiches en los cuales presenta sus múltiples habilidades en el arte de la comunicación. Las insólitas ilustraciones con fotos de Mariño a los tres años tienen una explicación: "Es una estrategia de Marketing", explica el relator. "Allí estoy en estado de pureza".

COMUNICACIONES CON CARIÑO "LES OFRECE LAS CREACIONES DE SU ARTISTA EXCLUSIVO: MARCELLO MARIÑO...

RELATOR de:     
Fútbol, automovilismo, básquetbol, entre otras especialidades deportivas.

ESCRITOR de:    
Canciones, poemas, cuentos cortos, novelas de ciencia ficción, editoriales, notas analíticas, etc., etc.

COMPOSITOR de:  
Canciones, jingles, canciones de cuna, marchas, himnos, etc.

CREADOR DE IDEAS para: 
Programas de TV, radio, prensa, cable, servicios, etc.

CREADOR de:     
Goles recreados, goles imaginarios, goles soñados, relatos humorísticos e inventados, etc.

INVENTOR de:    
Ideas locas para publicidad, marketing, relaciones públicas, promociones, etc.

DIAGRAMADOR de: 
Afiches, revistas, posters, folletos, logotipos, isotipos, etc.

MAESTRO DE CEREMONIAS Y ANIMADOR de: 
Fiestas, ceremonias religiosas, cumpleaños, despedidas, espectáculos, etc.

LOCUTOR de:     
Locuciones comerciales, documentales, informativos, etc.

Uno se imagina que tu vocación de relator viene desde niño. ¿Es así ?
Hasta donde yo recuerdo de chico todo el mundo me decía : "vos vas a ser abogado o relator". Todo el mundo dale que te dale: "abogado o relator, abogado o relator". Sería por la facilidad de palabra, yo qué se. Pero en la escuela el que hablaba en los actos era yo. Yo era rostro pa´ todo. "Abogado o relator", me decían. Y al final agarré para esto del relato de fútbol, porque la abogacía no era para mí. Pero te aclaro que yo soy algo más que un simple relator: yo soy escritor, compongo canciones, escribo cuentos y pila de libros que algún día me gustaría publicar. Con todo lo que aprendí en mi actividad artística, yo mismo me hago la publicidad que ves en los afiches. Creo que todo parte de una necesidad mía muy fuerte de estar cerca de la gente. Todos los fines de año yo mando 150 o 200 tarjetas de felicitaciones. El fútbol es el vehículo, pero a mí lo que más me interesa es la comunicación.

Un día cuando tenías 17 años te decidiste a ir al Estadio con todas tus cosas como si fueras un relator profesional que trabaja para una radio. Te lo tomaste como un trabajo, salvo que lo hacés gratis.
Lo de gratis es lo de menos por el momento. Yo se esperar. Se que en algún momento se me va a dar, que alguien va a venir y me va a decir: "Mariño, Ud. está contratado". Yo se que es así. Mucha gente me pregunta por qué hago lo que hago. Me preguntan por qué hago el ridículo. No puedo hacer caso a estos comentarios negativos, porque forma parte de mi aprendizaje. Se que hay gente a mis espaldas que dice que estoy loco, pero eso no me importa. Un día me propuse dedicarme a esto y le puse todas las ganas.  Me compré una grabadora de mano y me fui para el Estadio. Al principio tenía que andar pidiendo entradas a los colegas. Después con mucho sacrificio me compré un grabador, un micrófono ambiente. Unos amigos me hicieron un jingle. Armé todo un circo. Yo se que todos los comienzos son difíciles. Pero también sé que es la mejor manera de disfrutar del éxito cuando éste llegue.

Me decían algunos colegas que hacés transmisiones tal como la hacen las radio. Con previa y todo.
Claro. Yo llego una hora y media o dos antes del partido. Llego con un bolso enorme donde llevo todo lo que necesito. Me instalo en la bancada de la prensa, justo al lado de la cabina policial. Desde allí hago la transmisión. Este año no se por qué cobré notoriedad y entonces se arrima mucha gente a escuchar la previa. Hay gente que me pide para hacer comentarios. Mi hermano hace la locución comercial y hay un pibe "el chirola" que siempre me acompaña en todo. En la tribuna somos muy escuchados, a veces somos más escuchados que algunas radios. La gente a veces se da vuelta para corregirme y a veces para mandarme a la m..., porque el hincha de fútbol es así. Nunca falta el que me dice: "andá manya p..." o "bolso h de p", según como vaya el partido. Lo cierto es que mucha gente que no lleva radio se pone cerca. De 20 tipos que están alrededor nuestro, por lo menos uno nos escucha. Es mejor promedio que muchas radio montevideanas.

¿Por qué decís en el relato que transmitís para todo el Universo Cósmico?
Es muy fácil. Cuando vos estás transmitiendo en una onda de radio, esta onda se está propagando. Esa onda está viajando por todo el Cosmos. Está llegando de repente mucho después, pero está llegando a lugares remotos del universo que vivimos. Ninguno se ha dado cuenta del fenómeno físico. Yo ansío de verdad que en algún lugar del universo se pueda escuchar algún día el relato de Mariño. En la vida todo pasa por la ilusión, por la imaginación. Yo quiero triunfar en esto y vivir honradamente de lo que me gusta. Al éxito hay que empujarlo con fuerza. Hoy por hoy Luis Miguel tiene 200.000 placas vendidas y es un éxito. Pero Mariño ya repartió en Uruguay y Argentina más de 70.000 cassettes de presentación con goles relatados. Por algún lado hay que empezar. Yo no tengo problemas en golpear puertas. Tengo todo armado: diskettes con mi biografía, currículum encuadernados, fotografías, afiches. Todo lo que se necesita para ser un relator. A mí lo que me sobran son ganas de trabajar. Si me contratan podría empezar mañana mismo.


SI USTED QUIERE UN IMITADOR..., NO contrate a MARIÑO    

* Dicen que no tiene voz para relatar (porque no imposta la voz). Aunque su registro sea de tenor, y aunque el Otorrino diga que tiene la caja toráxica y la laringe superdesarrolladas.

* Dicen que no está a nivel para competir (porque no lo pueden identificar con nadie) Aunque se presente a un concurso y muchos afirmen que la rompió.

PERO QUÉDESE TRANQUI...

Mariño se banca cualquier comentario estúpido, sin argumento y sin sentido crítico y analítico. Pero por favor, no le pida que copie a nadie (por más bueno que sea) PORQUE MARIÑO NO ES LADRÓN.


He escuchado algunos de esos casetes y realmente me sorprendió la fuerza que le ponés al relato. ¿No te cansa la falta de oportunidades? ¿Nunca pensaste en dedicarte a otra cosa? Bajar la cortina.
No, eso nunca. Por supuesto, uno tiene dudas siempre si lo que estoy haciendo esta bien o no. Siempre hay gente que se ríe o que te grita en el micrófono durante la transmisión. Eso molesta un poco. En algunas radios creen que soy un loquito suelto, nada más. Por eso no me quieren contratar. Pero algún día sabrán quien es Mariño. El que pelea no está muerto jamás. Muchas veces han jugado con mi ilusión, pero yo no me rindo. Hace unos años un conocido relator me llevó a Argentina con promesas que no cumplió. Es tipo quería que fuera su secretario y pagarme dos pesos. Esa es la verdad. Al tiempo me vine porque no daba para más.

Me dijeron que durante la transmisión pasás tandas publicitarias. ¿Tenés avisadores?
No. Avisadores no tengo. Paso tandas con avisadores que me gustaría tener algún día. A veces hay alguno que viene al Estadio y tiene negocio, y nos pide que le hagamos propaganda. Pero es gratis, sin cobrar un mango. Por reírnos nada más. El otro día un amigo como Elías Buchalter vino y me dijo que me había recomendado en una radio importante y que allí le habían dicho que no, porque yo soy un loco. A raíz de eso Elías quería convencerme que no fuera más al Estadio porque, dice, que no necesito practicar. Yo estoy en buen nivel, lo se. Puedo competir. Estoy en forma porque hago esto sin necesidad de que haya dinero de por medio. Lo hago porque me gusta. Relato porque me gusta relatar. Hay gente que me ha dicho que no relato bien, que tengo defectos, que no tengo el vozarrón del relator deportivo modelo. No tengo dudas que no he llegado al cien por ciento todavía. Simplemente les digo a quienes dicen que yo no estoy  para relatar profesionalmente que es imposible juzgar a Mariño respecto a los otros, porque Mariño es único, no se parece a nadie que haya relatado ni esté relatando fútbol.

¿No tenés un espejo en materia de relato?
La pregunta me ofende un poco cuando me la hacen. Yo no copio. Lo mío es otra cosa. En principio Mariño es un tenor. Muchas veces me preguntaba por qué el rechazo y después con los años me di cuenta que era simplemente porque Mariño es diferente a los demás. No hay nada parecido. Yo relato siempre arriba, algo que los relatores comunes no pueden hacer. En mis planes profesionales está ir a aprender a cantar ópera. Creo que va a ser muy beneficioso en mi oficio.

¿Por qué el slogan es "Un Relator con Cariño"? ¿Por una simple rima con el apellido?
No, es un slogan fenomenal que va muy bien con mi forma de ser. Cualquiera que me conozca te va a decir que Mariño es cariñoso., es un tipo que le regala rosas a las mujeres. Soy de los que estoy en las buenas y en las malas. Un día estaba comiendo y, zás, me apareció el Mariño con cariño y quedó. Yo hasta ese entonces usaba el slogan: "Mariño, la voz joven y vibrante de América". De repente me di cuenta que tenía bruta frase y me cambié. Para que tengas una idea: un día me encontré con un profesor. Cuando me acerqué, no se acordaba de mí ni de donde me conocía. Pero cuando le dije que mi apellido era Mariño, me dijo: "¡ah, el relator con cariño!" (risas). ¿Te das cuenta? Por la vida de un profesor pasan miles de alumnos. No se acordaba de mi aspecto, pero se acordaba del slogan. Yo no se cuántas frases publicitarias tienen seis años de recordación. Hay gente que piensa que es una frase boluda. Pero para mí es genial. 

¿Por qué usás la foto tuya de niño? ¿Es una estrategia de Marketing también?
Creo que en el fondo quiero dar una imagen más humana. Un niño no causa ningún tipo de rechazo. Y una persona como yo que muestra sus sentimientos es en el fondo un niño. Es más hombre el que no necesita matar al niño que lleva adentro. Esto para mí es algo más que un trabajo: es una filosofía de vida. Es un poco la bandera del "pirata cojo" de la que habla Sabina. Si alguien dice algo así es porque las cosas están muy podridas. En este mundo donde estamos no hay que pasar al cuete. Hay que dejar un mensaje que no se lleve el viento.

En general son cosas que van juntas, pero si tuvieras que elegir entre fama y dinero, ¿con cuál te quedarías?
El dinero no me importa demasiado. Nunca he tenido necesidad de dinero gracias a mi abuela, pero tampoco no voy a tener dramas cuando pueda ganarme la vida haciendo lo que quiero. Ser relator de fútbol es una estrategia, una cuestión de identidad. Quiero llegar a ser el mejor relator de fútbol de todos los tiempos. En realidad, no aspiro a otra cosa que a ser famoso y que la gente me quiera. Y si tuviera que elegir entre estas dos, prefiero la ultima. Es la verdad, ¿eh?




Nace con los Colores del Cielo, la Gloriosa Camiseta Celeste



por Marchelo Mariño

Nuestra gloriosa bandera, esa que defendieron los orientales de Artigas, tiene un sol hermoso en el ángulo superior izquierdo junto a su mástil, cuatro franjas horizontales azul-celeste y cinco blancas. Sería lógico, que nuestra camiseta en el fútbol, fuera similar a nuestra bandera. Pero no, nuestros hermanos argentinos eligieron un modelo similar a nuestro pabellón patrio. Por eso, luego de jugar de albicelestes, de blanco y hasta de verde, para no tener problemas con ellos en los choques internacionales, se decidió que Uruguay, tenía que jugar de celeste.

Bajo la iniciativa de Don Héctor Rivadavia Gómez y apoyada por Don Alfredo Bas, toman los colores de nuestro River Plate, para vestir para siempre, a nuestro querido paisito, en cualquier cancha del mundo donde juegue.

El primer partido en el que estrenamos la blusa color cielo, fue en el Estadio de Belvedere, propiedad en aquel entonces, del Montevideo Wanderers. Como no podía ser de otra manera, fue triunfo celeste, por la Copa Lipton. Era un 15 de agosto de 1910, día de Santa María. La histórica y gloriosa celeste, derrotó a su clásico rival por tres tantos a uno. 

El primero, fue de Dacal en el minuto 23 para Uruguay. Luego Modena a los 48´ y C. Scarone a los 63´. Mientras que el argentino Hayes, consiguió el de la honrra, en el minuto 73. 

Uruguay formó con:
Saporiti, Benincasa, J.C. Bertone, Jorge Pacheco, O Sanz, J. Pena, Modena, Dacal, Piendibene, C. Scarone y Zibechi. 

Argentina alineó así:
C.T. Wilson, Jorge Brown, Ernesto Brown, A. Ginocchio, M. Grant, E. Fernández, Maximiliano Susán, H. Hayes y A.P. Watson.


¿No sé bien qué motivó a aquellos orientales a tomar un pedazo de cielo, y ponerlo en el pecho de un puñado de hombres valientes, que defendieron con hidalguía, a nuestra patria y a nuestro orgullo? Muchas veces escuché por ahí, decir a unos cuantos místicos, que Dios era uruguayo. Y creo que analizando la historia, recorriendo el pasado, mirando el presente e imaginándome el futuro, creo que es cierto. ¿Por qué acaso no tiene puesta nuestra camiseta? Fíjense bien, las manos de Dios Padre es el enorme cielo que nos envuelve en la Tierra, como con un manto sagrado. Quizás los ojos los tenga para mirar a todo el universo, pero sus poderosas manos, las tiene puestas rodeando al planeta. 

Y muchas veces el fútbol uruguayo ha conquistado hazañas, que creo que ni el más creyente y devoto de los fieles, puede dudar de donde vienen. Ni siquiera el más adnóstico de los ateos, puede pensar, que esas glorias, que esos triunfos, que esas hazañas, que esas victorias que conseguimos los uruguayos, no pueden provenir de otro lado, que de una magia divina.

Gracias a la vida y a la historia. A la diplomacia y al azar, hoy nos vestimos con el color más hermoso que existe: el celeste. El mismo con el que nos envuelve el cielo, todos los días de nuestras vidas. 

Uruguay vs. Argentina - El Primer Clásico de la Historia del Fútbol Mundial




Investigación y Análisis: 

Marchelo Mariño


La Historia del Fútbol Mundial no conoce otros precursores que los uruguayos y los argentinos. Bueno, los argentinos y los uruguayos, no importa el orden, pero vale la pena remarcarlo, para no herir el orgullo de nadie. El mejor fútbol del mundo se jugaba (y quizás se juegue) aquí, en el Río de la Plata. Quizás somos tan parecidos y a la vez tan distintos con nuestros hermanos argentinos, que nuestras banderas tienen los mismos colores, y además, el recordado y célebre maestro Jorge Luis Borges, decía que no sabía si Montevideo era un suburbio de Buenos Aires o si Buenos Aires un suburbio de Montevideo.     

Existen datos ciertos de que a partir del 15 de agosto de 1889, se disputaban partidos entre el “Buenos Aires Team”, y el “Montevideo Team”, jugados entre colonias británicas, así como también lo hacían: “argentinos e ingleses”, “chilenos y británicos” u “orientales y el resto del mundo”. Esta fecha no fue casual, ya que fue la que se usó para estrenar en 1892 el Club Santiago Wanderers, más tarde (1902) el Montevideo Wanderers, y el día tradicional de la Copa Lipton entre selecciones del Río de la Plata. Además, religiosamente, es el día de Santa María, por lo que es feriado en toda América del Sur.

Desde 1900, habían encuentros internacionales al incorporarse equipos uruguayos y rosarinos, a la Copa Argentina o Competencia, Torneo que se definía por eliminación. Montevideo ya contaba con el “Gran Parque Central”, escenario del Club Nacional de Football, inaugurado por una empresa tranviaria el 25 de mayo de 1900, constituyéndose en el primer escenario de categoría del continente.

Los partidos entre uruguayos y argentinos comenzaron en 1901, oficialmente en 1905, al instaurarse la disputa de la Copa Lipton, donada por el magnate británico del té.

El 22 de abril de 1904, la Liga Inglesa (The Football Asociation League) afilió a la Liga Argentina (Argentine Association League). Se lo comunicó un 11 de mayo, hecho que fue divulgado en todo Buenos Aires el 6 de junio de 1904. En aquel entonces, la F.I.F.A. tenía tres semanas de vida. 

En dicha afiliación, se incluían los clubes de Rosario y de Montevideo. Es un detalle que vale la pena pronunciar. La Liga inglesa anulaba las confrontaciones entre uruguayos y argentinos como competencias internacionales, ya que consideraba que se jugaba entre equipos de la misma Liga. Pero lo más importante de todo esto, es que gracias a esa afiliación, se logró un intercambio entre uruguayos y argentinos, así como la visita de buenos equipos profesionales británicos, como ser: Southampton, Nottingham Forest, South Africa, Tottenham Hotspur, Everton, etc..

Los equipos sudamericanos empezaron a imitar lo visto y a poner lo suyo. Le agregaron algo fundamental: el amor propio y la “viveza criolla”.

Al principio fue un fútbol lírico, un poco reacio a la preparación física y a la táctica. Pero eso era superado, con la habilidad y la destreza de nuestro criollos, sumados a su rapidez, a su temple y a su innata inteligencia. No obstante a todo esto, el fútbol sudamericano creció enormemente en su técnica, porque los uruguayos y los argentinos, practicaban largas horas diarias, hasta convertirse en artistas.

A las Copas Lipton y Newton (1906), se le sumaron los partidos entre selecciones rioplatenses con medallas alusivas (1908), convirtiendo la rivalidad de uruguayos y argentinos en el encuentro de mayor tradición del continente, y el más veces disputado en el mundo.  

En 13 de setiembre de 1908, se inaugura el escenario del Club Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires, en el barrio Palermo. Sumado al Gran Parque Central, inaugurado en 1900, fue declarado Estadio oficial para torneos internacionales. El centenario de Mayo (1910) fue el primer motivo histórico que dio pie a la aparición del fútbol en competencia continental. No se proclamó torneo oficial sudamericano, pero allí estuvieron argentinos, chilenos, uruguayos, los británicos (oriundos), los equipos de la Liga Rosarina y el famoso Alumni. 

Algunos datos pudimos rescatar, gracias al aporte bibliográfico de nuestro amigo y ex-árbitro de fútbol, Sr. Fernando Cardellino. Sirven como referencia y como reseña histórica, para que comprendan el motivo del título de esta nota. Nos unen tantas cosas con nuestros hermanos argentinos, que somos casi iguales; claro, salvando algunas e inevitables distancias. 

No estamos más cerca porque todavía no se construyó el puente que unirá Colonia con Buenos Aires. El mismo que se va a llamar Carlos Gardel. El mismo que ha sido igual o hasta más discutido, que la nacionalidad de Carlitos. Claro, hay cosas que no se discuten, por eso no voy a entrar en esa. Tengo muchos amigos argentinos, como el excelentísmo comentarista deportivo Ricardo Ruiz, como Pablito y el Bambino Pons, como Gustavo Zacañino y como Varelita. En fin, nos separan cosas, - como una rivalidad clásica, que debe ser solo en la cancha -, pero nos unen muchas más. Por ejemplo, ¿acaso no tienen soles y también los mismos colores, nuestras dos banderas?...

     
                                                                                             

Descargas


Descargas

 
Diseñado por: Marketing y Web | Con el Apoyo de: Radio La Embajada | La Mente Libre